Si comprueba que se cuela el frio por su ventana, y su vivienda tiene más de 25 años, es señal suficiente para cambiar las ventanas.

Muchos son los consejos que se dan en estos días para aislar nuestras viviendas del frío, y de paso, intentar que el gasto de calefacción no se dispare más de lo normal.

Con unas ventanas de aluminio con un vidrio sencillo, el llamado monolítico-, por mucho que lo intentemos, las inclemencias de este tiempo que ha llegado ya para quedarse definitivamente hasta al menos el mes de abril, se seguirá colando en nuestras viviendas, y así veremos dispararse el gasto de la calefacción, porque son los huecos de las ventanas, no las puertas como se entendía antes, por donde se van nuestros ahorros, hasta aun cuando creamos que las tenemos totalmente cerradas. Una vivienda tendrá una o dos puertas con salida al exterior, pero en cambio entre balcones y ventanas podemos tener hasta 5 ó más huecos en una vivienda normal, lugares por donde la temperatura, más caliente que la del exterior, pasa y se pierde.

La opción de poner una doble ventana, para aislarnos además del ruido no es una buena solución, si bien podemos mermar algo la pérdida de energía a cambio de sacrificar en la estética de nuestro hogar, el resultado final es que esos huecos de alta transmitancia como es el aluminio y unos cristales simples que repetimos en colocar, seguirán haciéndonos perder dinero por la pérdida de calor que se produce a través de ellos.

La solución es una ventana que permita una estética acorde con nuestro hogar con la máxima garantía de ahorro energético, una ventana para toda la vida por los materiales que utiliza y que finalmente nos llevará, no este invierno, sino todos los inviernos que vengan, a ahorrar en nuestra factura de hogar de forma contundente.

El frío, la humedad, el ruido pasarán a la historia en su hogar, y cuando llegue el verano con sus altas temperaturas estas ventanas nos permitirán seguir ahorrando a través de unos perfiles y vidrios que mantendrán la temperatura del hogar estable frente a las altas temperaturas del exterior.

En estos momentos existen ayudas desde las administraciones para renovar nuestras ventanas, así como importantes ventajas por parte de las empresas fabricantes directas como EUROVENT, circunstancias todas ellas propicias para hacer ese cambio en nuestro hogar, sin obras en la mayoría de las ocasiones, que nos proporcionará además diseño, luminosidad, versatilidad en cuanto a modelos y hasta seguridad para nuestras viviendas.

Por fin, la queja por el frío o el calor dejarán de ser comentarios entre sus familiares y amigos.

Dejar respuesta