Algunos productos y trucos para obtener unos resultados perfectos.

Todos sabemos que la luminosidad de las habitaciones de una casa es uno de los aspectos más apreciados por los habitantes del hogar. Por lo tanto disponer de unos ventanales grandes ayuda considerablemente a que entre mayor cantidad de luz, pero si a todo esto sumamos un buen cuidado y limpieza de las ventanas obtendremos aun mayor claridad dentro de nuestra vivienda.

La suciedad acumulada en los vidrios de nuestras ventanas es provocada principalmente por factores climáticos, y otros como la humedad, la tierra, el polvillo etc. Para evitar que estas tengan un aspecto desagradable y la suciedad evite el paso de la luz, se necesita que las mismas reciban cierto mantenimiento, ya que por una simple llovizna los cristales pueden quedar manchados.

Aquí le dejamos algunas sugerencias para la limpieza de los ventanas:

  • Evite el cumulo de residuos o de cualquier tipo de suciedad en los vidrios, ya que luego es muy difícil retirarlos. Realice una limpieza habitual aunque esta no sea profunda.
  • Limpie los cristales cuando el sol ya no pegue sobre las ventanas directamente, de esta manera usted podrá ver exactamente y con claridad la limpieza que realiza y si aún queda alguna mancha sobre el cristal.
  • Para empezar el trabajo retire primero los restos de polvo que hay sobre el cristal, empezando siempre por los marcos, desde el exterior al interior.
  • Limpie los cristales de abajo hacia arriba en dirección vertical, ya que así los resultados son más uniformes
  • Limpie el marco y la hoja con un paño, agua y jabón. No utilice estropajo ni productos agresivos o que contengan disolventes.

Los cristales se limpian perfectamente con agua templada y jabón. También puede usar un producto específico para cristales. No utilice nunca estropajo ya que podría rayar la superficie.

Otros consejos a tener en cuenta y que influirán en el buen funcionamiento de sus ventanas:

  • Es recomendable engrasar los herrajes al menos una vez al año con aceite adecuado para prevenir el deterioro de los mecanismos de cierre.
  • En caso de hojas correderas es importante cuidar regularmente la limpieza de los raíles.

Dejar respuesta